LOS MONITOS DE SIEMPRE Y LOS DEL FUTURO

Al igual que mi abuelo -que tiene 81 años-, mi mamá -que tiene 58-, y yo -33-, mi hija de 7 años llama “monos” o “monitos” a los dibujos animados. Muchos modismos cambian con el tiempo, la juventud tendrá siempre sus propios códigos y la educación ampliará el vocabulario, pero ese es un pequeño símbolo de que lo que se transmite en el hogar, es para siempre. El símbolo es un poco menos pequeño por tratarse de un chilenismo por excelencia, pedacito de identidad nacional.

Por muy debilitada que esté por la preponderancia de los criterios comerciales, la televisión no ha perdido su potencial para unir a las personas y generar cultura; para preservar la cultura, incluso. Por eso es bueno ver que, aun cuando el país tiene problemas que requieren una atención urgente, se amplía la visión para asegurar el financiamiento del canal público cultural-educativo, proyecto a largo plazo que remite a valores intangibles, como la identidad. Y, como repetiremos hasta verla al aire, una franja infantil de calidad dentro de este proyecto -con monitos y otros formatos de programas- sería un ejemplo de que la visión es la correcta.

No puede ser extraña la referencia al modelo de la BBC de Inglaterra que hizo la Presidenta al momento de comprometer el presupuesto. Cuando comenzó la televisión en Chile, los tres primeros canales se instituyeron en universidades, con el manifiesto propósito de ser instrumentos de cultura. Se entendía el poder para unir a una sociedad que tiene un medio que se comunica simultánea y colectivamente. Todavía hoy, 16 años adentro del tercer milenio, un video que se comparte por internet nos genera otra sensación cuando sabemos que antes fue visto por muchos otros a través de la televisión. Nos causa más interés, más risa, cargar un vídeo en que el bufón de turno se burla de un político corrupto cuando sabemos que lo hizo en un programa estelar.

El problema en las últimas décadas es la excesiva presencia de esos bufones en desmedro de cualquier ambición valórica, artística, identitaria o espiritual. Por lo mismo, no se trata de defender a la TV porque sí ni de ponerla en un altar del ámbito cultural.

Se trata de que nuestros nietos y bisnietos reconozcan la cueca chilota, el carnaval nortino y el bolero porteño, a Gabriela Mistral, a Pablo Neruda, a Los Prisioneros, a Violeta y Nicanor Parra, a Pelantaro, al Padre Hurtado, a Humberto Maturana, a Marta Colvin, a Hernán Rivera Letelier, a La Negra Ester y a Papelucho; y de que podrían hacerlo viendo monitos…

Mario Cuche
Coordinador FAN Chile

Comparte esta noticia

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
This error message is only visible to WordPress admins

Error: No posts found.

Make sure this account has posts available on instagram.com.